Minivestido y botas altas: Irina Shayk y el look de otoño que funciona de lunes a domingo

La modelo ha apostado por una nueva versión del vestido camisero y ha vuelto a confiar en el calzado cómodo para completar el vestuario

por Elena M.Medina /

Antes de subirse a la pasarela para participar en el desfile de Isabel Marant en la Semana de la Moda de París, donde Irina Shayk llevó un favorecedor minivestido estampado con cinturón, la modelo fue fotografiada con un estilismo off dutty también integrado por un vestido corto. Un conjunto en esencia muy sencillo pero que guarda toda la inspiración necesaria para acertar con los próximos vestuarios otoñales. Fiel a su estilo urbano, donde las botas de estética militar son una de sus opciones más repetidas, la modelo se ha decantado por una original versión del clásico vestido camisero. Este básico de los armarios estivales consigue adaptarse a la nueva estación modificando su silueta fluida e incorporando algún que otro guiño a las tendencias de la temporada. 

Irina Shayk

La propuesta pertenece a la línea Étoile de Isabel Marant (donde se incluyen las prendas más asequibles de la firma) y está confeccionada en algodón. Con cierre frontal de botones, puede definirse como una reinterpretación de los clásicos vestidos camiseros. El diseño puede cerrarse hasta cubrir el cuello o lucirse semiabierto como opta Irina Shayk, dando lugar a un conjunto más desenfadado. Sin apostar por mezclas imposibles, la top consigue distanciarse de los conjuntos más básicos gracias también a los complementos elegidos para culminar el vestuario. Por un lado, llama la atención el cinturón, un diseño que sustituye la hebilla tradicional por un lazo y que ayuda a destacar el talle de la maniquí. Apostando por la dualidad cromática, el bolso -un diseño con efecto de piel de cocodrilo de Wandler- tiene la misma tonalidad que el cinturón. En realidad se trata de una riñonera pero Irina lo luce como bolso de mano para evitar un look demasiado recargado. 

Irina Shayk

Respecto al calzado, Irina vuelve a apostar una vez más por una propuesta de tacón cómodo. Con su 1,78m de altura no necesita elevados zapatos de tacón y limita este tipo de diseños casi de forma exclusiva a la alfombra roja. Para el día a día prefiere propuestas planas, ya sean zapatillas, mocasines o las ya mencionadas botas de estética militar. En esta ocasión ha sucumbido a las botas altas con un modelo de puntera redondeada y caña elevada hasta la rodilla, una creación en color burdeos que resulta perfecta para llevar tanto con vestidos cortos como con diseños midi, vaqueros... Como toque final, Irina ha elegido unas gafas de sol de montura cuadrada y lentes degradadas de Celine, uno de los muchos modelos que forman parte de su vestidor, donde este accesorio tiene un protagonismo destacado en cualquier época del año. 

Últimas Noticias

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: