Isabel Jiménez, sobre su nuevo proyecto con Sara Carbonero: 'Por fin tenemos lo que buscábamos'

Hablamos con la periodista, cofundadora de 'Slow Love', para descubrir la colección de verano y los cambios que se avecinan en la marca

por Elena M.Medina /

Pocos días después de celebrar su cuarto aniversario como marca, Slow Love- fundada el 19 de mayo de 2015 por las periodistas Sara Carbonero e Isabel Jiménez y la estilista de Mediaset Mayra del Pilar- se reinventa dando paso a un nuevo ciclo. Un cambio que coincide también con la nueva etapa en la vida de sus confundadoras. La presentadora de Informativos Telecinco, Isabel Jiménez, se convirtió en madre el pasado abril y Sara Carbonero, como ella misma ha explicado en redes sociales, está al comienzo de un duro camino "pero que tendrá un final feliz". Con motivo del lanzamiento de la nueva colección hablamos con Isabel Jiménez (Almería, 1982) para saber cómo será a partir de ahora Slow Love y qué novedades encontraremos en la marca, que engloba todos sus cambios bajo el lema Llega la revolución. "Lo llamamos revolución porque hemos presentado tres cosas. Una de ellas, el cambio total en la web, que deja de ser una multimarca online para convertirse en una plataforma de contenido con temas de nutrición, gastronomía, deporte, vida sana, consejos para madres, moda… Un contenido que aportarán los distintos colaboradores de la firma", comenta la periodista. 

Sara Carbonero e Isabel Jiménez

'Slow love' y 'slow fashion'

Isabel y Sara no son ajenas al nuevo rumbo que comienza a tomar la industia de la moda, reflejado por ejemplo en el futuro del denim o en el éxito cada vez mayor de las prendas veganas. Por eso, y por su compromiso con el medio ambiente, se suman a la moda lenta: "Presentamos la nueva colección sostenible. En la e-shop vamos a mantener marcas amigas o marcas con las que nos sentimos muy identificados o que nos han funcionado mucho pero le damos la vuelta: en lugar de tener un peso más grande la parte multimarca, ahora la marca propia es protagonista junto con el contenido". Aunque consciente de que queda un largo camino por recorrer para conseguir que la moda responsable se consolide definitivamente, Isabel se muestra entusiasmada y optimista con esta nueva forma de producir las prendas, donde no faltan materiales sostenibles como el Lyocell (presente también en la línea Conscious de marcas como H&M). "Queda muchísimo por hacer pero nosotros, que teníamos que plantearnos un cambio lo vimos muy claro, que el futuro pasa porque todos cambiemos nuestros hábitos a nivel general. Si nosotras desde nuestra empresa y aportando nuestro granito de arena podíamos hacer algo por la sostenibilidad y cambiando un poquito las cosas en el mundo de la moda, era nuestra apuesta", explica la periodista a la web de FASHION. 

Slow Love

Entre las propuestas para esta temporada no faltan los vestidos y faldas con detalles de tendencia pero que guardan, con sus siluetas sencillas y fáciles de llevar, cierta vocación de básicos. Una mezcla que da lugar a diseños versátiles que esquivan lo previsible pero sin caer en excentricidades. "Sara, por ejemplo, sabe más de moda. Yo me dedico a la parte más aburrida de gestión, siempre digo en broma que soy como la clienta estándar y si hay alguna prenda que no me gusta, es que no va a funcionar". Muchos años de trabajo y muchas situaciones de prueba y error han dado lugar a la colección que siempre habían soñado: "Para nosotras lanzar este proyecto ha sido como un suspiro. Desde que abrimos teníamos ganas y ese espíritu de conseguir una colección grande, bonita y con buenos tejidos. Al final todo cuesta, han sido años de probar mucho, de equivocarnos, y hemos conseguido por fin lo que buscábamos y las dos estamos muy orgullosas porque nos pondríamos todo a todas horas".

Isabel Jiménez

Primera colección para niños

A diferencia de otras marcas que buscan un público definido con una edad concreta, Isabel Jiménez tiene claro que en Slow Love no tienen un target establecido, sino que se dirigen a "a una mujer identificada con nuestro estilo de vida lento, que se preocupa de cuidar el planeta, mirar las cosas de otro modo y que es consciente de que las cosas están cambiando". Junto con las novedades de la temporada, presentan por primera vez L de Slow Love, una línea de ropa infantil que llega dos meses después de que Isabel se convirtiera en madre: "Llevábamos tiempo queriendo hacer la colección para niños, es verdad que yo siempre lo he frenado porque quería ir por pasos, primero consolidar y luego cuando estuviéramos preparadas lanzar ropa de niño. Ahora, ya que lanzábamos todo este cambio y revolución, sentíamos que era el momento. La maternidad ha influido en el concepto de la colección. Sara y yo tenemos tres niños y es muy frecuente cuando llegas a una tienda que normalmente haya cincuenta burros de ropa para niñas y dos para niño. Por eso, en esta línea casi el noventa por ciento de las prendas infantiles van a ser unisex".

Isabel Jiménez

En esta nueva etapa de Slow Love la presencia de diferentes perfiles de influencers que generarán contenido en la web será uno de los cambios. Sin ignorar el poder de las redes sociales, Isabel reconoce que tanto ella como Sara han pecado de no aprovechar su tirón mediático para hacer visible la marca: "Desde que comenzamos con la firma Sara y yo lo que pretendíamos es que fuera una marca desvinculada de nuestros nombres para que la gente, aunque supiera que estábamos detrás, viera Slow Love no como una marca de alguien, sino que tuviera una identidad propia y un recorrido propio. Es cierto que pecamos mucho de no hacerla muy visible, por no querer ser y abusar de ser la imagen de nuestra propia marca. Por eso en estos años no hemos publicado mucha cosas pero ahora con la última colección y este nuevo rumbo yo creo que vamos a estar más presentes que al final eso siempre ayuda". 

Sara Carbonero

La inspiración de Marruecos

Para grabar el vídeo y realizar las fotografías de la campaña, el equipo se ha trasladado hasta Marruecos, una decisión que tiene que ver con su elección de fabricar en este país, tratando de terminar con el pensamiento de que la producción allí no es tan buena como en otros lugares. "Hemos elegido Marruecos porque nuestro partner, digamos los que nos apoyan en la parte de nuestra producción, es una empresa que lleva toda la vida en Barcelona dedicándose al mundo textil. Son especialistas en temas de tejido reciclado y materiales orgánicos y tienen la fábrica de la confección en Marruecos. Al principio cuando nos lo dijeron tuvimos la misma reacción que yo creo tenemos todos ‘Dios mío, producción en Marruecos, malo’. Sin embargo, después de estar allí, de vivirlo en primera persona, de ver todos los controles que hay en la fábrica nuestra visión ha cambiado. Nos reunimos con la responsable de toda la industria textil en Marruecos a nivel gubernamental y nos decía que la idea que se tiene en Europa (y en España) de fabricar en Marruecos es equivocada porque, como en todos los países, hay un porcentaje de fábricas que no hacen bien las cosas y que tienen a la gente en condiciones que no son las adecuadas, pero la mayor parte no son así. Nos explicó que la industria textil se ha convertido en los últimos años en el motor económico.Nos hicimos un poco dueñas de ese mensaje y queremos hacer proyectos en el futuro con ellos. Yo creo que hay que quedarse con ese mensaje y lo queremos hacer nuestro para que también se vea la cara positiva de que se pueden hacer las cosas bien en todos los países".

Slow Love

Entre los favoritos de Isabel hay dos prendas que seguro veremos en sus próximos conjuntos estivales: "Un vestido blanco con botones de madera y un vestido negro que tiene mucha caída", enumera mientras explica que "la pena de ser online es que la gente no pueda apreciar los tejidos y las caídas". En un futuro no descartan vender en tiendas físicas multimarca, como han hecho en alguna ocasión, "pero vamos paso a paso. Es verdad que nosotras todavía no tenemos capacidad para ser una red comercial pero siempre que nos pide una tienda multimarca ponemos la colección a su disposición". La colección S by Slow Love está ya a la venta con precios que se sitúan entre los 29 y los 95 euros. 

Loading the player...

 

Últimas Noticias

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: