'Spanish power': Blanca, Malena, Nieves... las modelos españolas marcan tendencia en Cannes

Los cuatro trucos de los que deberían tomar nota las francesas o cómo aprobar el examen de la invitada perfecta

por Mara Mariño /

El Festival de Cannes es toda una prueba de fuego, no solo para cineastas y actores, sino también para invitados a la alfombra roja: sobre esta tiene lugar un auténtico examen de moda. Sobre el tapete de la localidad costera, en la 72ª edición de la fiesta del cine, han pisado con firmeza con sus estilismos de alto impacto actrices, celebridades y, por supuesto, modelos famosas en todo el mundo. De entre todas ellas, no han pasado desapercibidas las españolas -Malena Costa, Blanca Padilla, Georgina Rodríguez y Nieves Álvarez- cuyos looks han dado más de una lección de estilo. Emocionadas y con muchas ganas de disfrutar de la experiencia en la localidad francesa, estas maniquís han demostrado por qué nuestro país es un referente en cuanto a profesionales del sector del modelaje, sí, pero sobre todo caldo de cultivo de iconos de estilo.

Malena Costa

El encaje, el mejor amigo

La masterclass estilística de Malena Costa se centra en uno de los retornos más esperados del verano, apoyado por pasarelas como las de Erdem o Alberta Ferretti. El tejido que juega con las transparencias de la manera más romántica: el encaje. El diseño que escogió la modelo, de tirante ancho y escote en 'V', llegaba hasta los pies, una elegante creación de Ermanno Scervino que combinó con joyas de Rabat. Por último dejó su melena suelta, el toque final que daba el aire playero justo -tan acorde con los aires marinos de La Croisette- como para que su look no quedara sobrecargado.

Nieves Álvarez

Combinación explosiva: mono y falda

Firmado por Etro, el conjunto de Nieves Álvarez en clave black & white dio la campanada. El diseño más original de la presentadora estaba formado por un mono con una sobrefalda. ¿Lo mejor de su look, además de este diseño único? Su similitud con el estilismo de Julia Roberts en los pasados Globos de Oro, una manera de desmarcarse de los vestidos de fiesta pero con la seguridad de conseguir en la alfombra el factor sorpresa. Sin perder de vista ni un detalle, la modelo lució también unos salones bicolores con pulsera al tobillo y perlas de Christian Louboutin. El punto final corrió a cargo de Bulgari con sus joyas.

Blanca Padilla

Una novia griega

No hace falta pasar por el altar para vestir de blanco en una gala, y Blanca Padilla lo expresó alto y claro con la aparición que hizo en Cannes. De escote asimétrico, el vestido que llevó la modelo recordaba a los vaporosos diseños tan populares en la Grecia clásica, un diseño de túnica que se ha colado en el armario de fiesta de las chicas más elegantes. Rematar esa estética de cariátide -imposible no pensar en las musas de Hércules viendo su look- fue tan sencillo como llevar el pelo recogido en un moño alto. Con esa elección, la madrileña se aseguraba de conseguir un resultado que realmente le hiciera parecer una escultura.

Georgina Rodríguez

Sirena y lentejuelas

Combinar dos tendencias de fiesta tan fuertes como son los brillos o los cortes muy estructurados es, definitivamente, una idea de alfombra roja (¡palabra de Georgina Rodríguez!). La modelo debutó en Cannes con un diseño de Ali Karoui, artista tunecino, que combinaba el patrón que saca más partido a las siluetas con forma de reloj de arena, la figura de sirena, en un acabado efecto glitter. ¿El resultado? Un look que rebosaba glamour a cada paso de la jacense. Y es que viendo la creación era imposible no pensar en los vestidazos de Hollywood de los años 50.

Últimas Noticias
Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



Para Comentar Registrese

Activa las alertas de FASHION y entérate de todas las novedades de la moda antes que nadie