Alessandra Ambrosio y la riñonera que no solo sirve para ir de festival

La top brasileña ha encontrado el modelo más versátil que podrás llevar incluso en tus looks de trabajo

por Elena M.Medina /

Puede que los protagonistas indiscutibles de cualquier festival sean los cabeza de cartel que ocupan la parte más destacada del line up (y que en el caso de Beyoncé logró incluso que el festival en cuestión adquiera un cariz temático cuando los fans cambiaron el nombre de Coachella por Beychella), pero fuera del escenario la atención recae sobre otro grupo de personas. En la ciudad californiana de Indio, pisando el barro de Glastonbury o demostrando que ni el árido Burning Man puede con su estilo, modelos, actrices y ahora también, influencers, se dejan ver por estas citas musicales que han cobrado en los últimos tiempos casi la misma importancia que cualquier semana de la moda. Aunque en muchos casos, la estética festivalera terminar por ser prácticamente idéntica entre muchas de sus asistentes (que tratar de distinguirse del resto con detalles como las glitter bombs o las elaboradas piper braids), en otras ocasiones encontramos estilismos que merece la pena analizar y que pueden inspirarnos no solo para nuestras salidas festivaleras sino incluso en nuestros looks de trabajo. La última en coseguirlo ha sido Alessandra Ambrosio, habitual de este tipo de celebraciones, y que ha dejado claro con su última apuesta que la riñonera puede tener vida últil más allá de los conciertos. 

Alessandra Ambrosio

En la ciudad de Pasadena (California) se celebró este fin de semana el festival Arroyo Seco, que contó con Kings of Leon o Neil Young entre sus principales reclamos, y donde el exángel de Victoria's Secret fue fotografiado junto a un grupo de amigas. Fiel a su forma de vestir boho, la brasileña optó por un pantalón corto vaquero de bajo deshilachado (una de sus propuestas favoritas para los días de calor) que combinó con un top blanco de Ralph Lauren y unas botas altas de estética cowboy que aunque han logrado adquirir el estatus de tendencia esta temporada, la top las ha llevado durante años a este tipo de eventos. Lo más llamativo del conjunto, creado por la estilista Heather Smith, es el bolso riñonera. Pertenece a la firma de accesorios The Wolf Gang y se trata de un modelo que todavía no está disponible pero que teniendo en cuenta la visibilidad que le ha proporcionado Ambrosio, es posible que agote existencias en poco tiempo. 

De forma rectangular, a primera vista es similar a una cartera grande, siendo el cinturón el elemento que la transforma en una riñonera muy diferente a las que hasta ahora hemos visto en el street style. Louis Vuitton, Balenciaga, Dior... muchas han sido las firmas que han sucumbido al éxito de la moda deportiva creando riñoneras de lujo de aire desenfadado que Bella Hadid llevaba cruzadas sobre el pecho (aunque la última vez optó por lucirlas a la altura de la pierna) y que poco a poco van ampliando su uso. El modelo escogido por Alessandra nos confirma que este tipo de bolso ya no es solo para ocasiones informales y que puede funcionar a la perfección en tu look de trabajo. 

Riñonera

Los tejidos propios de la tendencia athleisure han dejado paso a propuestas más elegantes que recurren a la piel o el ante para crear piezas de menor tamaño que se asemejan más a un bolso de mano que a una riñonera tradicional. Los looks de calle de los asistentes a las últimas semanas de la moda han dejado ver que estos accesorios encajan también con trajes y vestidos fluidos que reflejan la versatilidad de una tendencia que se renueva cada pocos meses para seguir sumando adeptos. 

Últimas Noticias
Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



Para Comentar Registrese

Activa las alertas de FASHION y entérate de todas las novedades de la moda antes que nadie