Por qué deberías lavar más tus 'leggings' y menos tus vaqueros

Y sobre todo: por qué deberías mirar las etiquetas antes de comprarlos

por Inés de la Fuente /

Te los pones para ir al gimnasio y lavas tus leggings después de cada uso, pero ¿sabías que deberías hacerlo (también) antes de estrenarlos? El motivo va mucho más allá de la simple cuestión de higiene puesto que desconocemos por qué manos han pasado antes de llegar a las nuestros armarios. Algo similar pero a la inversa ocurre con los vaqueros. Se lavan con intención de desgastarlos, pero al margen de meterlos en la lavadora antes de estrenarlos, los expertos recomiendan nunca lavarlos. ¿La razón? La has tenido en tus manos durante todo este tiempo: mira en la etiqueta y fíjate en los componentes.

Elsa Hosk

Muchas de nosotras lavamos las prendas antes de estrenarlas por motivos de higiene y está bien hecho, pero en el caso de los leggings que usamos para ir al gimnasio (y que no deberíamos usar para vestir) está doblemente justificado. Según un estudio que elaboró Greenpeace en 2011 -y que se convirtió en una campaña que aun continúa con ánimo de comprometer a la industria textil por una moda sin tóxicos- los tejidos sintéticos y muchas prendas de deporte pueden contener hasta once sustancias químicas nocivas para la salud, como alquifenoles, colorantes, y compuestos de organoestaño; sustancias que se utilizan para eliminar el olor causado por el sudor y que probablemente no supieras que son altamente peligrosas para la salud. ¿El motivo? Estas sustancias pueden acumularse en nuestro cuerpo y afectar a nuestro sistema inmune. Sin olvidarnos de las bacterias que se pueden haber acumulado en la prenda durante el proceso de producción. Es por eso que se recomienda lavar siempre los leggings con un jabón neutro. Con más razón si es la primera vez que te los pones.

 

Pero ya no sólo es que sean altamente peligrosos para la salud individual, es que también lo son para la del Medio Ambiente. El problema está en su composición: el elastano, un tipo de fibra sintética que por lo general suele acompañar a prendas deportivas como leggings (pero también bañadores, medias, o calcetines). Las fibras sintéticas provienen generalmente del petróleo y están compuestas por químicos en su totalidad, a diferencia de otros tejidos como por ejemplo el algodón, que se compone de polímeros de origen natural. De hecho, se estima que se necesitan alrededor de 70 millones de barriles de petróleo para fabricarlas. ¿Las consecuencias de ello para el Planeta? Al fabricar este tipo de prendas deportivas, se estaría contribuyendo al calentamiento global puesto que no son biodegradables, y por lo tanto, el proceso de descomposición es mucho más largo que otro tipo de materiales que sí lo son.  

Gigi Hadid

Los tejidos más contaminantes de nuestro armario

Y hablando de prendas contaminantes, tenemos malas noticias para las amantes de los pantalones vaqueros porque parece que los leggings no son la única prenda perjudicial para el medioambiente. La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo y parte de la culpa lo tiene esta prenda. De hecho, los jeans son la prenda más contaminante de nuestro armario, aunque las nórdicas parecen haber dado con el modelo más sostenible en la firma Blanche, que impulsa el uso del algodón con certificado BCI (Better Cotton Initiative o Iniciativa del Mejor Algodón).

 

¿Qué hace a los vaqueros tan contaminantes? Su popular tono índigo es el responsable, ya que para conseguir este tono se emplean compuestos químicos y blanqueantes que resultan altamente contaminantes. ¿Sabías que sólo en la producción del tejido se emplean 8.000 litros de agua? Además, los derivados del proceso de teñido van directamente, en la mayoría de los casos al mar debido a que los países donde se producen no cuentan con las infraestructuras suficientes para depurarlos. Pero los jeans y los leggings no son las únicas prendas que dañan el medioambiente porque el poliéster también es uno de los más perjudiciales y está presente en cantidad de prendas como los jerseys (egún los estudios, se usan 70 millones de barriles de petróleo al año para confeccionar este tipo de tejido). Le siguen el rayón o la viscosa, de las que se estima que consumen 70 millones de árboles al año para extraer la celulosa que contienen. No es de extrañar que cada vez más celebrities y modelos como Gisele, Elsa Hosk, Amber Valetta y Arizona Muse o plataformas como Eco-age, estén ayudando en la concienciación por la sostenibilidad, aunque la labor no solo está en las más influyentes de la moda también en todos los que formamos parte del Planeta.

 

Últimas Noticias
Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



Para Comentar Registrese

Activa las alertas de FASHION y entérate de todas las novedades de la moda antes que nadie