como cuidar el terciopelo

Cómo cuidar tus prendas de terciopelo para que parezcan recién compradas

Tan delicado como sofisticado, el famoso 'velvet' requiere ciertas atenciones que te resumimos en esta guía

por Inés de la Fuente /

Si hablamos de materiales de invierno, el terciopelo es uno de los trinfadores, especialmente en los looks de fiesta, aunque cada vez más en los estilismos cotidianos. Realmente no se trata de un tejido como tal, sino que es una trama determinada que consigue esa suavidad característica, pero que puede elaborarse con diferentes hilos (seda, lana, algodón...). Sea cual sea el tejido, el poder del terciopelo consigue que cualquier prenda configurada en él emane un halo de sofisticación y elegancia. Sin embargo, este estatus de estilo no es gratuito: como material especial que es, el terciopelo requiere cuidados especiales para no sufrir daños con el uso. ¿Sabes cómo deberías tratar y limpiar tus prendas de terciopelo para que se mantengan siempre perfectas?

gala-gonzalez-terciopelo

Límpialo en seco

El terciopelo es complicado de lavar, por eso lo más recomendable es que evites hacerlo a menudo. Aunque en la etiqueta esté indicado que puede meterse en la lavadora (algo que dependerá del tipo de terciopelo), lo mejor es que no lo hagas y recurras a la limpieza en seco. Si no tienes mucha maña en este terreno, es preferible que dejes tus prendas de terciopelo en manos de profesionales y las lleves a la tintorería. 

Si aun así quieres lavarlo...

Hazlo a mano en un recipiente con agua tibia o fría y con poca cantidad de detergente. También es recomendable disolver previamente el detergente en un poco de agua para reducir al máximo su concentración. Agita la prenda de terciopelo en el agua con movimientos suaves hasta que esté limpia, sin restregarla o retorcerla, ya que puedes estirarla o deformarla. Al terminar de lavarla, vacía la tina y vuelve a llenarla con agua fría. Empuja la prenda hacia arriba y hacia abajo hasta que ya no veas jabón o residuos. Después, déjala secar, preferiblemente en posición horizontal, sobre una toalla o un paño, para que no se estiré.

 

No lo planches

El terciopelo y la plancha clásica no son compatibles porque la prenda podría dañarse. La mejor manera de quitarle las arrugas es utilizando un vaporizador vertical, como los que utilizan en el backstage de las pasarelas. Si no tienes uno, puedes meter la pieza en el baño mientras te duches, para que el vapor del ambiente la alise. Eso sí, cuélgala del revés para que el agua no la manche. Si todavía necesitas planchar la prenda, ponla del revés y coloca un paño entre el tejido y la plancha. Úsala a baja temperatura y preferiblemente con vapor.

 Alcohol para eliminar las manchas

Si solo te has manchado un poco, un buen truco es usar una esponja un poco húmeda (casi seca) o con unas gotas de alcohol. Eso sí, debes hacerlo con mucho cuidado. Si la mancha es de grasa y te has dado cuenta a tiempo, puedes recurrir a los polvos de talco para que absorban y eliminen la mancha. 

Presta atención a cómo guardas las prendas

Las prendas de terciopelo son muy delicadas y debemos evitar doblarlas al guardarlas ya que se quedarán las marcas. En su lugar, cuélgalas en perchas, pero evita que estas sean demasiado finas o sean de alambre porque también podrían dejar marcas.

Usa un cepillo de cerdas naturales 

Al guardarlas, es posible que tus piezas de terciopelo acumulen polvo y no deberías quitarlo de cualquier forma. La opción más fácil y casera para eliminarlo es utilizar un cepillo de cerdas naturales. Pásalo siempre en un solo sentido, en la misma dirección que sigue el tejido, para evitar estropearlo.

Últimas Noticias
Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen:



Para Comentar Registrese

Activa las alertas de FASHION y entérate de todas las novedades de la moda antes que nadie