La fuerza del nuevo 'petite robe noire'

La última versión de este clásico del fondo de armario femenino: adornado con un 'maxilazo'.

por Iratxe Plaza /

Sinónimo de sencillez y elegancia, el vestido negro se ha consolidado como el eterno básico que no puede faltar en ningún armario preciado. ¿Su precursora? Una visionaria Coco Chanel que revolucionó el armario femenino allá por los años 20 y tuvo el poder de convertir el vestido negro en el uniforme deseado por toda mujer. Desde entonces el petite robe noire o LBD (little black dress) se ha convertido en una de las prendas míticas de la historia de la moda.

Coco Chanel

Instantánea de la diseñadora Coco Chanel tomada en el año 1952.

Su infinidad de texturas, cortes, acabados y adornos lo coronan como la opción perfecta para cualquier cita. Todo depende de con qué lo combines y de cómo quieras interpretarlo. Los accesorios y complementos serán la clave para encasillar tu LBD en un look de día o de noche. Además te permitirán dar con la tecla perfecta en función del estilo que quieras. Sofisticado, austero, lady, hippy, retro, étnico... Su versatilidad a la hora de encajar con toto tipo de tonalidades lo convierten en la pieza más atemporal y versátil de tu vestidor.

El eterno básico

Su fuerza innata lo corona cómo la mejor idea posible para vestirte con una sola pieza. Una característica presente en las colecciones de las firmas de lujo que, temporada tras temporada, no dudan en subirlo a las pasarelas. En versión clásica, más atrevida o reinventada; pero nunca podrá faltar en nuestro guardarropa. ¿El motivo? El glamour que derrocha confirma que nunca pasará de moda.

Audrey Hepburn and Marilyn Monroe

Audrey Hepburn en la película Desayuno con Diamantes y Marilyn Monroe, en 1950.

Si repasamos el vestidor de iconos de estilo como Marilyn Monroe, Audrey Hepburn o Jackie Kennedy corroboraremos su historia, esa que a día de hoy le hace brillar sobre las red carpets de todo el mundo. ¿Su nueva interpretación? En versión mini y con un maxilazo. Ellas, las celebs son tu guía de estilo para descubrir cómo llevar el nuevo LBD.

En la cadera, y a un lado

Rosie Huntington-Whiteley es una de nuestras elegidas para mostrarte cómo lucir el nuevo petite robe noire. La top opta por un ajustado minivestido de piel asimétrico y efecto drapeado. El maxilazo, a la altura de la cadera y en el lado sin manga para equilibrar. Esa es la clave.

Rosie Huntington con un vestido negro con lazo XL

Rosie Huntington-Whiteley. de Roverto Cavalli (primavera-verano 2016)

Sobre el pecho

Zendaya Coleman prefiere los volúmenes con esta pieza mini con escote palabra de honor, ceñida a la cintura y con caída hasta por encima de la rodilla. ¿El maxilazo? Muy maxi y en la zona del escote acaparando el protagonismo del diseño. Las joyas en versión XS completan el outfit. Su beauty look de aire dark encaja con su manicura al tono.

vestidos_lazos_zendaya_1

Zendaya Coleman, de Ashi Studio (primavera-verano 2016).

Decorando la espalda

Alison Brie pensó en el petite robe noire para promocionar su último trabajo, Mejor solteras, en Nueva York. La actriz, que también luce una pieza en versión mini y palabra de honor, opta por una versión fluída en seda y decorada con un maxilazo en la espalda.

Allison Brie con un vestido negro con lazo XL

Alison Brie, de Monse (primavera-verano 2016)

Tres formas de sacar partido al mismo detalle otorgando un aire totalmente diferente al dress code. Rock, enfundándote en una pieza como la que luce Rosie Huntington; lady, si quieres seguir los pasos de Zendaya; o pura sofisticación si te identificas con Alison Brie.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: