¿De verdad somos el reflejo de nuestro ex?

Un estudio asegura que las percepciones que tenemos de los demás dicen mucho de nosotros mismos

por Regina Navarro /

Son muchos, y muy variados, los motivos que llevan a dos personas a querer poner fin a su relación. Sin embargo, expertos de la Universidad de Utah, aseguran que la pérdida de confianza en el otro, el desapego de la pareja -eso que muchos califican como el fin del amor- o la personalidad de compañero son las principales causas que llevan a muchos a cambiar el estado de su página de Facebook de "mantengo una relación" a "soltero". En la otra cara están quienes por puro egoísmo o por una mezcla entre cariño y miedo por hacer daño, no se atreven a poner fin a una situación que, en realidad, no los lleva a ninguna parte. Aunque todos aspiramos a la felicidad y a la estabilidad con nuestra pareja, no es extraño que, de cuando en cuando, consultemos cómo les va a nuestros ex. La propia Kendall Jenner confesó a su amiga Hailey Baldwin que se hacía perfiles falsos en Instagram para observar sus movimientos. Si tu también lo has hecho puede que hayas descubierto que, en cierto modo, esas cosas que no te gustaban de él tienen mucho que ver contigo.

pareja

Decir que somos el reflejo de nuestros ex puede sonar, como poco, complicado. Pero en esa afirmación hay cierta razón. Un estudio elaborado por la Universidad de Wake Forest, Carolina del Norte, asegura que los seres humanos tendemos a proyectar una parte de nosotros mismos en los demás y, por tanto, en nuestras relaciones. "Nuestras percepciones de los demás revelan mucho sobre la propia personalidad", explica Dustin Wood, profesor asistente de psicología en Wake Forest, en su informe. Y es que después de pedir a todos los participantes del estudio que calificaran las características positivas y negativas de solo tres personas, lograron obtener información veraz e importante sobre el bienestar o las actitudes sociales de los voluntarios.

Los investigadores llegaron a dos conclusiones realmente importantes. Cuando una persona decide describir de manera positiva a otra indica está directamente relacionado con la positividad que siente hacia sus rasgos personales. Es decir, si uno se siente a gusto con su personalidad, tenderá a ser más benévolo con el resto y a alabar sus virtudes. Así mismo, descubrieron que ese tipo de personas suelen ser más amables y felices. Pero, ¿qué sucede cuando hablamos de los rasgos negativos? Es posible que en más de una ocasión te haya pasado que, después de conocer a una persona, ciertos rasgos de su personalidad te creen rechazo. Aunque eso puede pasar casi inadvertido cuando la relación entre ambos no es muy estrecha, esta sensación se puede magnificar si de quien estamos hablando es de tu pareja. Solo ves su parte negativa que, en realidad, también es la tuya. Los expertos concluyeron que esos rasgos que tendemos a evitar en los otros tienen que ver con lo que no nos gusta de nosotros mismos.

 

Ese mito de que los polos opuestos se atraen ha sido puesto en entredicho en múltiples ocasiones por la ciencia, pero lo cierto es que tampoco queremos personas que se parezcan totalmente a nosotros, al menos no en los aspectos que menos nos gustan de nuestra personalidad. Sí buscamos algo que investigadores de la Universidad de Wellesley en Massachusetts y la Universidad de Kansas describieron como características compatibles y hacen referencia a ciertos aspectos de nuestra propia personalidad que sí nos resultan atrayentes.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: