'Dry January' o por qué deberías dejar de beber alcohol en enero

La ciencia ha demostrado que mantenerse alejada de las bebidas espirituosas durante este mes puede ser el mejor propósito de Año Nuevo

por Mariana Chacón /

Con la época navideña a punto de terminar, comienzan las promesas de que el año que acaba de empezar será mejor que el anterior: seguir una dieta saludable, inscribirse en el gimnasio y una lista de otros buenos propósitos para ser la mejor versión de ti misma en 2019. Otra de las constantes de esta época es dar con un plan détox con el que deshacerte de los excesos típicos de las últimas semanas y, aunque seguir una alimentación adecuada es uno de los secretos para conseguirlo, mantenerte alejada del alcohol durante todo el mes de enero podría ser la solución definitiva. Según un estudio de la Universidad de Sussex, si te propones este reto Dry January (enero seco) de 31 días de abstinencia, no solo recuperarás tu peso pre-Navidad, sino que notarás otros muchos beneficios añadidos.

dry-january

En el citado estudio participaron 800 personas a las que se les pidió no probar el alcohol durante todo el mes de enero. Una de las consecuencias más obvias que surgieron del experimento fue la de perder peso debido a la ausencia de las calorías vacías que aportan este tipo de bebidas: mucha energía y pocos nutrientes, o ninguno. Además, los niveles de energía de todos ellos aumentaron ya que tomar alcohol provoca cansancio, fatiga, dormir peor, cambios de humor e incluso mala capacidad de concentración.

Otro de los grandes beneficios de la abstinencia se nota en la piel pues, como beber alcohol deshidrata, ésta pierde su luminosidad, se reseca y adquiere una apariencia opaca. Cuando se consume en grandes cantidades, los capilares se hacen más visibles y aparecen rojeces sobre todo alrededor de la nariz y las mejillas. Por todo esto, darte un respiro de las bebidas espirituosas a lo largo del primer mes del año puede actuar como un tratamiento de belleza a largo plazo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de 🕊 (@carodaur) el

 

Por último, después de concluir el estudio descubrieron otro sorprendente hecho: tras terminar los 31 días de abstinencia en enero, el consumo de alcohol de los participantes bajó durante el resto del año sin proponérselo: “El simple hecho de tomarse un mes libre de alcohol ayuda a la gente a beber menos a largo plazo; en agosto, estas personas aseguran beber un día menos a la semana”. Es decir, que quien soliese tomar unas copas dos días a la semana, ahora lo hacía solo uno. En resumen, si te unes al Dry January este enero tendrás la piel más bonita, pesarás menos y podrás mantener hábitos más saludables a largo plazo… no suena nada mal, ¿verdad?

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: