La 'no dieta' que puede ayudarte a recuperar tu peso ideal

Se llama alimentación intuitiva y los expertos aseguran que es la mejor forma de aprender a comer de forma saludable

por Regina Navarro /

Cada dos o tres meses aparece una nueva dieta. Algunas son tan peligrosas como la de Cenicienta; otras, como a la cetogénica, se han hecho famosas porque Kim Kardashian, Halle Berry o Gwyneth Paltrow la siguen. Pero lo cierto es que todas ellas tienen un objetivo común, ayudarte a perder algo de peso con planes de alimentación que, por lo general, son bastante restrictivos. Aprender a comer bien se ha convertido, en los últimos años, en el reto al que se enfrentan cada vez más personas que, aburridas de vivir siempre a dieta y de privarse de algunos de sus alimentos favoritos como la pasta o los dulces. Y en la clave en la que hacen hincapié muchos expertos.

The Kooples

Cada vez son más las personas que aplican el mindfulness, un tipo de meditación, también a su alimentación. Pero si lo has probado y no te funciona o aún te queda mucho que aprender para poder inclurilo en tu día a día, tal vez deberías conocer un poco más sobre la alimentación intuitiva, la no dieta que recomiendan los expertos y podrá ayudarte a mejorar tu alimentación -y perder esos kilos que sobran- de forma sencilla.

Cómo aprender a comer de forma consciente y sin culpa

Karen Koenig, psicoterapeuta y autora del libro The rules of normal eating asegura que "los seres humanos están hechos para saber cómo comer intuitivamente y lo hemos estado haciendo desde el principio de los tiempos". Tiene razón. Desde que el ser humano existe ha aprendido a incorporar en su alimentación los productos necesarios para mantenerse correctamente nutrido. Sin embargo, con el paso del tiempo, se ha perdido esa costumbre de alimentarse de forma intuitiva, prestando atención a las necesidades del cuerpo, haciéndolo de manera consciente y sin culpa. Tal vez por eso este término, el de alimentación intuitiva se acuñó en 1990 y, desde entonces, son muchos los expertos que han buscado las virtudes de este estilo de vida y las mejores formas de aprenderlo.

goop

Según un estudio publicado por American Journal of Health Education las personas que comen prestando atención a lo que les indica su cuerpo -qué comida deben elegir en función de los nutrientes que aporta, qué cantidad es la adecuada- tuvieron puntuaciones de índice de masa corporal significativamente menores que las personas que no comían intuitivamente. También un nivel menor de ansiedad relacionada con la comida. Además, una revisión de 31 estudios sobre las dietas y la pérdida de peso publicada en American Psicologist concluyó que vivir en una eterna dieta no solo no favorece la pérdida de peso, “sino que aumenta el riesgo de aumentarlo. Ha sido probado una y otra vez", explica Evelyn Tribole, coautora del libro La dieta intuitiva. Aunque pueda sonar extraño el motivo, según concluyen los expertos, es sencillo. Si tienes libertad para comer todo lo que desees, aunque te concedas algunos caprichos, terminarás eligiendo los alimentos con cabeza, siendo consciente de lo que te aporta cada uno. Si no, terminarás haciendo algunas concesiones, saltándote la dieta y, seguramente, superando la cantidad de calorías diarias recomendadas.

Ocho claves de la alimentación intuitiva

Si estás dispuesta a abandonar los menús prefijados, a dejar de pesar los alimentos y de contar calorías y a escuchar a tu cabeza a la hora de elegir la comida, lo mejor es que prestes atención a los principios básicos de este tipo de alimentación.

 

1. Deshazte de la mentalidad de dieta. Evelyn lo deja claro en su libro: el primer paso para aplicar una alimentación intuitiva es creer que restringiendo los alimentos se vive mejor. Ella sugiere que te deshagas de todos los libros de dietas que puedan interferir en tu nuevo plan.

2. Sacia tu hambre. Uno de los motivos principales por los que las dietas suelen fracasar es porque uno se queda con hambre y, después, toma otros alimentos para aplacar el apetito. La experta recomienda que olvides esa sensación y comas hasta quedar saciada.

3. Haz las paces con la comida. Cada vez que haces dieta hay ciertos alimentos que se etiquetan directamente como prohibidos. Quita esas etiquetas de que existen alimentos buenos o malos. La experta explica que existen productos mejores y peores, pero tachar alguno como prohibido hará que lo desees más.

4. Desafía a la policía de los alimentos. Este término ha sido acuñado por la alimentación intuitiva para hacer referencia a esas voces que te piden que cuentes calorías. No las escuches. Compón platos saludables, completos y equilibrados y olvida su aporte calórico.

5. Respeta tus límites. No debes quedarte hambrienta, pero tampoco se trata de comer en exceso. Se consciente de cuándo comes por necesidad y cuándo con gula. Evita esta última opción.

6. Encuentra un factor de satisfacción. Cocina los alimentos con recetas sabrosas y utiliza especias para añadir sabor. Logarás mejorar la calidad de tus comidas y con ellas el placer que proporciona comer.

7. Respeta tu cuerpo. La alimentación intuitiva no es sinónimo de pérdidas de peso excesivas. Te ayudará a mantenerte en tu peso ideal y, sobre todo, conseguirás educarte en una alimentación saludable.

8. Honra tu salud con una nutrición adecuada. Que puedas comer todo lo que quieras y te concedas caprichos no significa que solo te alimentes a base de pasta, sino que elijas los productos ricos en nutrientes que sean, en su mayoría, saludables.

Últimas Noticias

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: