10 consejos para dormir bien (y celebrar el Día Mundial del sueño)

Qué debes y qué no debes hacer para descansar y levantarte como nueva

por holafashion.es /

Hoy, viernes 17 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño. Un evento anual que tiene como principal finalidad concienciar sobre la importancia de dormir bien para evitar transtornos de salud y conseguir una mayor calidad de vida. Y, aunque no damos al descanso la importancia que se merece, lo cierto es que dormir bien es tan importante como alimentarse correctamente o hacer ejercicio físico. Por ejemplo, quedarnos viendo la tele hasta altas horas de la madrugada teniendo que madrugar al día siguiente es un acto tan cotidiano que lo tomamos como algo normal. Sin embargo, no descansar correctamente no sólo hará que nos levantemos cansados a la mañana siguiente, sino que además, lo haremos de mal humor y prestando menos atención a nuestras tareas diarias. Y no sólo eso, además, dormir poco también favorece la obesidad, ya que el organismo reclama alimentos que le proporcionan energía, pero también calorías y grasas.

VER: OTROS CONSEJOS

Consejos para dormir bien

Aunque muchos de nosotros nos vamos a la cama tarde siendo conscientes de ello, hay ocasiones en las que, aún habiéndonos acostado a una hora decente, no somos capaces de dormir ¿Quién no ha pasado una noche en vela sin poder pegar ojo? Quien más, quien menos, lo ha sufrido alguna vez. Te damos algunos consejos para que no te vuelva a pasar. ¡Toma nota!

Ata Pouramini, escritor, orientador en salud, experto en nutrición y quiropráctico, nos da las siguientes recomendaciones:

1. No tomes cafeína: Aunque muchos de nosotros somos incapaces de renunciar al café diario, sí deberíamos evitarlo al menos seis horas antes de dormir. Pero no sólo el café, sino también las bebidas isotónicas, refrescos azucarados (con o sin cafeína), o el té. Este tipo de bebidas provocan un efecto estimulante en el cerebro y nos harán más complicado el quedarnos dormidos por la noche.

2. Evita la luz: Situaciones tan cotidianas como lavarnos los dientes antes de acostarnos o desmaquillarnos frente a un espejo lleno de luz pueden tener consecuencias negativas para nuestro descanso, por lo que no debemos hacerlo justo antes de dormir. ¿El motivo? Similar al del punto anterior, pero en este caso con la luz, y es que también es un gran estimulante para el cerebro.

3. No hagas ejercicio justo antes de meterte en la cama: Aunque hacer ejercicio es muy beneficioso para nuestro cuerpo, no debemos hacerlo justo antes de meternos en la cama, sobre todo si es muy intenso. Hacer ejercicio activa el cuerpo y también el cerebro, y si lo haces justo antes de dormir será más complicado conciliar el sueño.

4. Desconecta los dispositivos móviles: Hoy en día, y en plena era de las redes sociales, resulta de lo más difícil no caer en la tentación de quedarse horas y horas mirando Instagram, Facebook o hablando por Whatsapp con tus amigas antes de dormir, al estar más relajados y habiendo finalizado las tareas del día a día. Sin embargo, deberíamos reservar esta actividad para el resto de horas del día y prescindir del móvil al menos dos horas antes de dormir.

5. Levántate si no te duermes: ¿Quién no se ha quedado durante horas en la cama dando vueltas sin poder dormir? Es necesario romper con eso, y si te encuentras en esta situación, lo mejor que puedes hacer es levantarte y realizar alguna actividad relajante. Así, tu cerebro no asociará el estar despierto con el acto de estar en la cama, una relación bastante perjudicial para quienes no consiguen dormir. El objetivo es volver a la cama un poco más cansado y lograr un descanso óptimo.

6. Practica el yoga, la meditación o alguna actividad relajante: El sistema nervioso necesita ir desconectando de la actividad diaria, a menudo frenética y estresante. Concédete unos minutos para la relajación: descansa en silencio, estírate, practica el yoga o simplemente medita.

Por su parte, la marca de productos naturales Aquilea, en colaboración con la Fundación Estivill Sueño, añade algún consejos más:

7. Siestas, sí, pero sin pasarse: Para quienes madrugan mucho, dormir una siesta es una excelente manera de recargar las pilas para el resto de la jornada. Sin embargo, y aunque en su justa medida resulta beneficioso, si nos excedemos en su duración nos costará mucho quedarnos dormidos por la noche. Lo ideal es que no duren más de 45 minutos.

8. Reserva la habitación sólo para el sueño: Debemos evitar usarla para otro tipo de fines como el trabajo u otras actividades recreativas y asociarla con el descanso y el sueño. De esta manera nos costará menos esfuerzo desconectar la mente al final del día.

9. Establece un horario regular: Para dormir bien es fundamental seguir un determinado horario e intentar, en la medida de lo posible, irnos a dormir y levantarnos siempre a la misma hora, incluso el fin de semana. De esta manera, acostumbraremos a nuestro cuerpo y adquiriremos un determinado ritmo de sueño que no sólo nos facilitará el quedarnos dormidos por la noche, sino también nos ayudará a despertarnos mejor por las mañanas.

10. Presta atención a la cena: Si queremos dormir bien, cenar adecuadamente es fundamental. Debemos evitar tomar comidas picantes, pesadas o con mucho azúcar al menos cuatro horas antes de acostarnos y en su lugar, optar por cenas ligeras.

Y tú, ¿qué opinas?

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema




Para enviar el comentario introduzca el texto de la imagen: